Una sustentación de pregrado más…

Al llegar ayer al salón de la sustentación, fue inevitable recordar las primeras sustentaciones de pregrado a las que asistí, hace como 7 años, en donde era común el reducido número de asistentes, por lo general estaban los jurados, los que sustentaban, un par de familiares y uno que otro desconocido. Este escenario fue lo que me llevo a plantear, unos años después, unas horas de asistencia obligatoria a sustentaciones de trabajos de grado, como un requisito más que se debía cumplir para que un estudiante pudiera graduarse como Ingeniero en Electrónica y Telecomunicaciones. El resultado: de un lado muchas rechiflas y malas caras por parte de mis compañeros (pero sin una oposición seria que tumbara el acuerdo del Consejo de Facultad); de otro lado, sustentaciones en las que las que hay tantos estudiantes que no caben en los pequeños salones de audiovisuales de los departamentos de la F.I.E.T.

El objetivo detrás de esta propuesta, era que los estudiantes tuviéramos la experiencia de ver como eran las sustentaciones, y de esta manera, tener más elementos para decidir como hacer la propia cuando llegara nuestro momento. Sin la posibilidad de hacer una síntesis objetiva, creo que el propósito se ha venido cumpliendo parcialmente, ya que el tener que ver las sustentaciones de otros ha hecho que muchas personas no tomen este momento, como una exposición que se pasa de cualquier forma, sino que trae consigo la preocupación de hacer un buen papel, frente a la muchas personas que van asistir. Pero también creo que el propósito no se ha cumplido suficientemente, porque no veo conciencia sobre cual es el propósito de una sustentación, y esta ultima reflexión fue lo que dio origen a este escrito.

Después de conocer muchos trabajos de pregrado y de realizar el propio, en un Facultad de Ingeniería en el área de E.T.I, considero que la importancia de un trabajo de grado no esta en la temática en sí, sino en como se da el proceso de madurez profesional, y la mejor analogía que he encontrado para representar esto es la del gusano que se convierte en mariposa, es decir, para mi el trabajo de grado es un proceso de metamorfosis, en donde la sustentación es su ultima fase.

Desde esta perspectiva, considero que el propósito de un trabajo de grado, y que debería estar siempre presente en la cabeza de quienes lo realizan, debe estar centrado en tres pilares: 1) profundizar en un temática disciplinar; 2) ser capaz de definir un problema (cualquiera el sea) y plantear un plan de acción en procura de avanzar en su resolución desde la disciplina; y 3) tener la habilidad de interactuar con múltiples actores en procura de lograr el impacto deseado. En consecuencia con lo anterior, en una sustentación yo esperaría encontrar: 1) precisión conceptual en lo escrito y en lo oral; 2) síntesis y abstracción que demuestre la compresión de la situación, la delimitación del problema, y el contraste entre las actividades planteadas y las realmente ejecutadas; y 3) los resultados obtenidos, no desde la mirada de quienes ejecutaron el proyecto, sino desde las personas que se vieron involucradas.

La sustentación es el último espacio como estudiante y el primero como profesional, y en este sentido ya no se trata de exponerle un tema a unos profesores para que le coloquen una nota y así poder pasar la materia, sino que es el espacio en donde me presento con una experiencia y una argumentación intelectual para debatirla con unos pares. Si se mira de esta manera, el rol de una persona en un trabajo de grado no debe ser el de asistente o auxiliar de un profesor, sino que debe ser el de par-colega-investigador, el que asume con todo su ser el problema que intenta abordar, y hace todo lo que este a su alcance, y lo que no también, para hacer y/o demostrar lo que esta en juego en el trabajo. Creo que esta es la única forma en la que realmente uno puede, luego, dar real y consciente cuenta de lo que hizo.

Para finalizar, una precisión… la sustentación a la que asistí fue la de una Licenciatura en Educación, y fue en este espacio que se dio la catarsis para pensar y sintetizar este escrito, más ello no significa que sea una critica a la sustentación, sino más bien que estas ideas pueden llegar a tener alguna validez por fuera de un determinado programa académico cuando un trabajo de grado se asume como proyecto.

Para empezar…

Leer y escribir… se supone superado después de pasar largas horas con hadas y gruñonas en ese pedacito de vida que llamamos niñez. Pero cuan equivocado es esa apreciación cuando elegimos iniciarnos en el trabajo intelectual serio.

Este es uno de esos intentos por buscar, por comprender y por sentir más allá de las letras, las palabras y los sonidos (leer de verdad), y expresarlo (escribir)… es un intento por crecer. Gracias a quien admiro por animarme en esta nueva búsqueda ;)

Registros

ulises-ibsn-12-2005-08-25.gif
ulises_linux-user-372625.gif

by.png sa.png
Los escritos, imágenes, presentaciones, videos y otros contenidos que se publican en este blog tienen licencia Creative Commons Reconocimiento - Compartir Igual a menos que se indique otra cosa.

Área de Administración

Sindicación

rss.png RSS