Motivación para la transformación social

¿Qué motiva a una persona a hacer lo que hace, cuando esto supera lo que culturalmente se espera?. Esta es una pregunta a la que inevitablemente se llega cuando se impulsan o dinamizan procesos de transformación.

Hace algunos años fue como estudiante, con estudiantes y para estudiantes, con la comunidad estudiantil de una facultad de ingeniería, en el intento de generar una dinámica política (entendida como mecanismo y espacio de negociación de intereses para un desarrollo armónico como colectivo) seria, propositiva y reguladora de los procesos académicos. Después de un par de años de trabajo, y de otro par de años de recuperación por el desgaste, la sensación que quedo fue la de una labor quijotesca contra unos molinos que siguieron su curso con y a pesar del trabajo realizado. Pareciera que la cultura que influye en nuestras dinámicas sociales (pero que se alimenta de ella), estuviera en un ciclo infinito de reafirmación constante, en aquellos aspectos que desde una mirada conservadora, se consideran como nocivas para una sociedad armónica: la apatía de la mayoría por construir procesos democráticos, la beligerancia de unos pocos que ven enemigos en cada rincón, el facilismo con el que se plantean soluciones en cualquier conversación pero sin ninguna intención de materialización seria, la facilidad con la que se exige a otros que hagan y cambien sin la menor intención de colaborar, etc.

Pero como la conducta humana generalmente no se rige por lógica sino por pasiones y por eso se reincide, ahora que vuelvo a participar de procesos de transformación donde están involucrados docentes de diferentes niveles (educación básica y medio, universidad, escuelas rurales), la pregunta reaparece ¿Que hacer y como hacerlo para motivar a los profesores a que transformen sus prácticas docentes en beneficio de las personas que pasan por sus aulas de clase?. Pregunta que surge a raíz de las dificultades para mantener un ritmo de trabajo diferente al culturalmente exigido.

En una conversación casual con NO y LC, docentes de un colegio de la ciudad de Popayán y con quienes participamos en un proyecto, me comentaban algunas de las observaciones que ellas realizaban de compañeros que desistieron de seguir en el proyecto. De un lado esta el esfuerzo intelectual y de tiempo que implica estar en este tipo de procesos, por que no sólo es cuestión de asistir a unas reuniones, sino que significa trabajo individual y trabajo con sus estudiantes. Para algunos este esfuerzo no tiene sentido si se tiene en cuenta que están próximos a jubilarse o si esto representa una confrontación con una cultura institucional que conlleva a seguir haciendo las cosas tal y como se han realizado hasta ahora. Pero además esta el poco o ningún apoyo de las directivas de la institución, ocasionado por las disposiciones y normas nacionales que existen sobre el sistema educativo, y en donde se prioriza la docencia directa sobre cualquier otra actividad, llegando al punto de correr el riesgo de ser trasladado si no se completa todas las horas de trabajo a la semana con docencia directa. De otro lado esta la no formalización de las actividades del proyecto como un diplomado o como una actividad valida para aumentar créditos en el escalafón, para aspirar a una mejor remuneración salarial.

Este y otros argumentos del porque no hacer las cosas, me vuelve a recordar las palabras de EF, una persona a la que académicamente respecto mucho: “existen mil razones, todas objetivamente contundentes para no arriesgarse a hacer las cosas, sin embargo el secreto esta en hacerlo a pesar de de todas ellas”. En este sentido, creo que la cuestión al desarrollar procesos de transformación social y cultural no esta en esperar que todos cambien, ni siquiera la mayoría, creo que el secreto esta en identificar personas con las cuales se pueda ir constituyendo una masa critica que poco a poco vaya dando las condiciones para una transformación de los valores culturales, porque ello conducirá a una transformación de las dinámica sociales. Lo otro sería la imposición, pero todo procesos de imposición es artificial, y tarde o temprano se cae.

Posibilidades de las TIC para la Pedagogía Socioconstructivista

A continuación presentó los principales puntos desarrollados por el profesor Rafael Florez sobre los siguientes puntos: el primero sobre el papel que juega la educación en la sociedad actual; el segundo sobre los mitos que se han tejido en torno a las TIC en relación con la educación; y el tercero sobre las posibilidades que las TICs ofrecen para el desarrollo de una pedagogía socio-constructivista.

En cuanto al primer eje, el profesor Rafael Florez empieza manifestando que las dinámicas de la sociedad son cada vez más complejas, y ante ello el hombre debe desarrollar estrategias para comprenderlas y reducirlas, para lo cual son necesarios procesos educativos que saquen a los estudiantes de actitudes memorísticas y repetitivas.

Esta transformación en la educación requiere pensar la pedagogía (relación profesor-estudiante, contenidos, metodologías), no como una pedagogía general y abstracta, sino como una pedagogía aplicada, que reflexione sobre los procesos de enseñanza de saberes y disciplinas especificas. Transformar la didáctica no es suficiente, si el marco pedagógico en la cual ha sido concebida sigue siendo el mismo.

La pedagogía debe entenderse como una teoría y no como un dogma. Desde esta postura los postulados pedagógicos deben argumentarse, ponerse a prueba y replantearse para lograr la mejor comprensión del proceso educativo que requerimos como sociedad.

El mundo que experimentamos no esta fuera de nosotros, sin embargo nos define, y esta representación de mundo (como mecanismo para ordenar y reducir la complejidad para entenderla) se construye con otros (intersubjetivamente).

En la actualidad existen grandes sectores de la población excluidos del derecho a la educación, salud, identidad y condiciones de vida digna. Son marginados del bienestar de la sociedad, pero paradógicamente contribuyen y son necesarios en el sistema de producción global. Una parte del problema radica en que estas personas no saben moverse en la complejidad del entorno.

El sistema educativo actual es un factor de estancamiento social porque no permite reducir la complejidad del entorno social. Es necesario conocer para confiar, y se requiere confiar para comprender. Por eso se requiere transformar el sentido de la educación, pero el Estado lo único que evalúa en los docentes es si se dan los contenidos.

Una pedagogía de avanzada para un sistema educativo que desarrolle la capacidad de innovar para manejar/aprovechar la información, parte de considerar que el docente no es la única fuente de información; que es necesario aprender a pensar porque las máquinas, por muy sofisticadas, no van a cambiar la educación; y que las tecnologías no son dominio de ninguna teoría pedagógica.

En su segundo eje de exposición, el profesor Rafael Florez desmiente algunos mitos que se han tejido en torno a las TIC en relación con la educación:

1. La informática es una expresión de la modernidad. Bajo esta expresión, que conviene mucho a las multinacionales, se busca que las instituciones educativas adquieran computadores, como si esto fuera suficiente para desarrollar las capacidades necesarias en relación con el complejo manejo de la información. Más importante que la moda de tener máquinas, se requieren el desarrollo de habilidades mentales que sean capaces de representar y ordenar el mundo en su dinámica y complejidad, en lo cual los computadores son un gran apoyo.

2. La informática democratiza el conocimiento. Si bien es cierto que gracias a las nuevas tecnologías la generación, publicación y transmisión de información se esta realizando cada vez más rápido, con mayor alcance y en mayor volumen, esto no significa que las personas estén en la capacidad de apropiar este conocimiento. Para ello se requieren habilidades de búsqueda y criterio para la selección de la información que sea de utilidad. Sin embargo este eslogan es muy conveniente para las multinacionales, quienes nos consideran solo como consumidores de productos e información. Ellos se rigen por las leyes del mercado y no por la solidaridad.

3. La interactividad en la enseñanza es algo inherente a la informática. La interactividad como mecanismo para poner en contacto al estudiante con situaciones dinámicas y de esta formas posibilitar un aprendizaje en donde él tenga una participación activa, ya había sido planteada por la Escuela Activa desde principios del siglo XX.

4. La informática individualiza la enseñanza. Este planteamiento no es nuevo, y no surge con la informática porque ya había sido planteado por la Pedagogía Nueva/Escuela Nueva desde principios del siglo XX. De otro lado la promesa que la informática individualiza la enseñanza (atención personalizada) aun no se ha cumplido, y lo que se observa es una mayor estandarización y homogeneización de los procesos educativos.

5. Las nuevas tecnologías personalizan la enseñanza y la atienden de forma multicultura. Hasta ahora, las nuevas tecnologías reducen los matices culturales para hacer una educación “más universal” y no los enriquecen. La cultura se trata como un apéndice del proceso, y no como el marco en el cual tiene significado el proceso educativo.

Pero no todo es negativo, en su tercer eje de exposición, el profesor Rafael Florez plantea las posibilidades que ofrecen las TICs en la educación:

1. Supera las limitaciones de tiempo. Posibilita ahorrar tiempo en aquellas tareas repetitivas del proceso educativo, como la transmisión de información en las clases. Este tiempo podría utilizarse para la construcción y resignificación de conceptos, pero para esto se requiere entender la pedagogía desde otra perspectiva.

2. Supera las limitaciones espaciales. Posibilidad de acceder a información de lugares a los que definitivamente no nos es posible ir.

3. Promueve el trabajo en Red. Las estructuras y dinámicas sociales que se están generando utilizado como medio estas tecnologías, rompen las jerarquías y divisiones de clase de la presencialidad. En contraposición, las nuevas estructuras se constituyen a partir de la autonomía, la solidaridad y la colaboración.

4. Permite la construcción y organización de materiales de forma modular. Lo que permite una mayor versatilidad didáctica.

5. Posibilita la comunicación dialógica. La comunicación en los procesos educativos tradicionales es vertical y unidireccional, el uso de las nuevas tecnologías posibilita que los estudiantes tengan voz en igualdad de condiciones.

El apoyo que las TICs pueden realizar en el desarrollo de la pedagogía constructivista es:

1. Que el estudiante se acerque de forma directa a las fuentes de conocimiento.

2. Que el aprendizaje sea multisensorial y activo, en el cual el estudiante se asuma como investigador (investigador en el sentido de indagar por un problema socialmente no resuelto y no como un buscador de información).

3. Que el aprendizaje sea interactivo, producto del contacto entre el conocimiento (no sólo información) y la experiencia.

4. Que se posibiliten procesos de autoevaluación y metacognición.

5. Que el estudiante aprenda por motivación propia.

La asociación que se hace de la informática con la Tecnología Educativa (corriente pedagógica conductista que tuvo su auge en la década del 70) es bastante desafortunada. Si bien la informática fue y sigue siendo ampliamente utilizada para reforzar pedagogías conductistas, la informática por si misma no sirve a una corriente pedagógica particular, por este motivo puede y debe ser utilizada por otras corrientes pedagógicas. El asunto no es la tecnología, sino el marco pedagógico en el que se utiliza, y este es el que aún esta pendiente por cambiar en el sistema educativo colombiano.

Registros

ulises-ibsn-12-2005-08-25.gif
ulises_linux-user-372625.gif

by.png sa.png
Los escritos, imágenes, presentaciones, videos y otros contenidos que se publican en este blog tienen licencia Creative Commons Reconocimiento - Compartir Igual a menos que se indique otra cosa.

Área de Administración

Sindicación

rss.png RSS