Hipótesis sobre el papel de las TIC en el Pensar y Actuar en Red

Las TIC no son el medio de interacción (entendida como comunicación, participación y aprendizaje) para los actuales docentes. El trabajo con docentes de colegios urbanos y rurales de la educación básica y media en el Departamento del Cauca, permiten intuir que ellos no cuentan con el tipo de estructuras de pensamiento, los conocimiento, y en ocasiones hasta el recurso económico, requeridos para aprovechar las TIC como tecnologías para potenciar la capacidad de la mente.

Pero las nuevas generaciones de docentes que se están formando, por ejemplo en las Licenciaturas en Educación Básica de la Universidad del Cauca, tampoco parecen tener las condiciones de acceso, estructuras de pensamiento y conocimientos para aprovechar estas tecnologías, más allá de su uso ofimático. Aunque el contacto con las TIC en las nuevas generaciones puede ser mayor, el riesgo es que se utilicen primordialmente en actividades de entretenimiento, pero no como potenciadoras de las capacidades de pensamiento, la auto-organización y la participación.

De acuerdo con la encuesta sobre uso del computador que se viene utilizando desde hace tres años con estudiantes de primeros semestres de las Licenciaturas en Educación Básica de Unicauca y docentes de educación básica y media involucrados en procesos de cualificación en el manejo del computador, se encuentra lo siguiente: 1) el computador se utiliza esencialmente como maquina de escribir; 2) el acceso al computador es limitado en tiempo y propósito; y 3) no se evidencia un desarrollo de las estructuras de pensamiento necesarias para aprovechar estas tecnologías. Aunque para este último punto se debe trabajar en un tipo de instrumento y de procesamiento de información más pertinente.

Una primera hipótesis que surge en la recolección de estos datos, es que el desarrollo de las estructuras de pensamiento necesarias para aprovechar al máximo las TIC, requiere como una de sus condiciones, que el computador sea de posesión personal, para poderlo usar en cualquier momento y para cualquier propósito. Pero otro condición, es que no se miren estas tecnologías con prevención o miedo, sino como algo fascinante de lo cual se puede aprender. Se ha encontrado que estas condiciones logran su mayor influencia en las personas jóvenes urbanas, cuando tienen pocas responsabilidades, tienen el tiempo para aprender y explorar, y cuentan con una mayor oportunidad de socialización por medio de estas tecnologías que en encuentros presenciales.

Siendo la docencia un ejercicio social de tanto impacto en la formación de personas, y enfrentándose a retos tan significativos en la actualidad, sorprende ver en su conjunto tan poca capacidad para la concertación de sentidos y la movilización en torno a ellos, desde una perspectiva que medie entre el pragmatismo utilitarista y la teoría utópica. Es común encontrar constantes manifestaciones de lo mal que esta la educación, y en general toda la sociedad, pero casi nunca se formaliza esta inconformidad de manera lógica y racional, ni se generan espacios o procesos de actuación colectiva. Sin embargo si dejamos que inconformidad se convierta en desperanza e infelicidad.

El pensar y actuar en red puede ser un instrumento para hacer construcciones colectivas de sentido y para lograr la movilización de grupos de personas en torno a unos objetivos y sentimientos. Pero este instrumento sólo es útil cuando las personas están dispuestas a intentar trabajar con otros y a intentar crear otras realidades. ¿Por qué en los trabajos realizados en las diferentes iniciativas de ieRed, si bien se encuentran docentes con el deseo de hacer cosas diferentes, esto no genera las dinámicas de pensamiento y actuación en red esperadas? ¿Será que se esta fallando en las estrategias utilizadas?. ¿Por qué a pesar de las diferencias, en las Comunidades de Software Libre hay mayor predisposición para la acción conjunta?.

Si lo que puede condicionar la participación y el trabajo con otros son las estructuras de pensamiento de una persona, de la misma forma como esto puede condicionar el aprovechamiento de las TIC, ¿Cómo se puede hacer una indagación y caracterización de estas estructuras de pensamiento en los aspectos específicos de interés? ¿Esta sería una forma más concreta de indagar por el sentido que para una persona tiene pertenecer y participar de una red?.

Construcción de OA desde las Pedagogías Críticas

La utilización de las TIC en los procesos educativos plantea varios retos, que no sólo tienen que ver con el desarrollo y adaptación de de tecnologías y de diseño gráfico, sino también con las condiciones sociales, culturales y económicas de los actores que toman parte de estos procesos, y con los referentes pedagógicos desde los cuales se trabaja.

Ninguno de estos aspectos es fácil de trabajar, pero con este corto texto quiero centrarme en la construcción de los OA (Objetos de Aprendizaje), un nombre que se viene utilizando en el contexto del e-Learning para referirse a los materiales digitales que se utilizan en las plataformas telemáticas que ofrecen cursos en línea. Lo que voy a comentar a continuación, son algunas recomendaciones que considero deben tenerse en cuenta y que surgen de una síntesis de reflexiones técnicas y pedagógicas desde algunas experiencias (Proyecto PRAE-MEC-CTS, Proyecto CITA2/ALFA) en la construcción de este tipo de materiales.

1. Un OA no debe ser ni un archivo de diapositivas ni un texto tipo libro. El archivo de diapositivas sirve para apoyar una presentación oral, en donde el valor esta en lo segundo no en lo primero. Un archivo de diapositivas no le dice nada a una persona si no estuvo en la presentación, a menos que las diapositivas tengan integrado la grabación de voz.

Pero un OA tampoco debe ser un libro. Una persona difícilmente lee largos textos en el computador, por tanto, la posibilidad de incluir libros digitales en los OA se debe realizar como una referencia de consulta opcional, pero no como algo que deba leer dentro del OA. Además, se debe tener en cuenta que un OA generalmente es para consultarlo en línea, sin la posibilidad de descarga, así que los materiales que puedan llevar más tiempo de consulta deben dar la posibilidad de descarga para consultarlos en otro lugar y momento, sin que necesariamente requiera estar conectado a Internet.

2. Un OA debe pretender ser auto-contenido, es decir que el tema que trata el OA debe requerir lo menos posible de otros materiales para entenderlo. Ahora bien, un tema puede tener varios OA en donde cada uno aborde diferentes niveles de profundidad, así que siguiendo la analogía de una espiral que se expande, cada OA debe contener todas las cosas básicas, pero cada uno centrado o profundizando temas específicos.

3. Un OA debe estar pensado para que una persona promedio pueda estudiarlo en máximo 1 hora, incluyendo ejercicios. Esto es, pensar los OA como temas específicos que se pueden trabajar en una clase de 30 - 40 minutos, y con un trabajo o ejercicio que pueda requerir unos 20 minutos adicionales.

Es importante tener en cuenta que una persona le dedica mucho menos tiempo a los procesos educativos en línea que a los presenciales, por tanto, si en un curso universitario presencial en promedio se utilizan 4 horas a la semana de clase y como mínimo otras 4 horas de trabajo del estudiante por fuera, en un curso en línea no puede pensarse en más de 4 horas a la semana, lo que significa la utilización de unos 3 o 4 OA por semana.

4. Se sugiere que un OA tenga la siguiente estructura de contenidos (similar a las cartillas): Un título que sea significativo con el tema a tratar; un objetivo que indique lo que se espera que la persona termine entendiendo con el estudio del OA; unas preguntas iniciales sobre los aspectos más importantes que trata el OA (a manera de auto-evaluación); luego el desarrollo de los contenidos junto con preguntas y respuestas sobre aspectos claves y las referencias para ampliar el tema; y finalmente un ejercicio o trabajo que conlleve a aplicar o ampliar lo explicado por el OA.

La utilización del computador e Internet como soporte para los OA implica que se debe aprovechar las características de interacción, hipertextualidad y multimedia. Un OA de sólo tiene texto e imágenes no tiene mucho sentido, y resultaría mejor hacer un archivo que se pueda descargar e imprimir. Por lo tanto, es importante la utilización de animaciones interactivas, videos y audio en los OA, y ejercicios que impliquen la utilización de lista de correo, foros electrónicos, blogs, wikis y podcast.

Las actividades de evaluación de un tema contenido en un OA no deberían limitarse sólo al material y a los recursos de comunicación que ofrecen la plataforma de e-Learning donde se esta desarrollando el curso en línea. A diferencia de un salón de clases, cuando se esta desarrando un curso en línea se tiene acceso a toda la Internet, lo cual debería aprovecharse para remitir a un estudiante a otras fuentes de información contenidas en portales de comunidades y a otros sitios con herramientas de comunicación para que desarrolle o reafirme las habilidades de interacción con la información y con otras personas a través de Internet.

En la interacción del tutor, orientador o facilitador con su estudiantes de un proceso de educación totalmente en línea, es importante la generación de algunos videos o audios con indicaciones generales para que las personas sientan que detras de las interfaces hay otras personas.

5. Cada OA debe estar compuesto por un conjunto de páginas Html. Cáda página Html debe desarrollar una idea a la vez, la cual debe estar preferiblemente acompañada por imágenes, animaciones, videos o archivos de audio. Si las animaciones o videos/audio constituyen contenidos complejos, estos deben estar en Páginas Html propías.

Las Páginas Html de un OA deben permitir varios modos de navegación. Uno de ellos debe ser líneal, que corresponde con el orden de estudio sugerido, pero debe existir otro en el cual el estudiante pueda saltar a cualquier sección o página del OA.

6. En un OA deben haber algunas actividades de auto-evaluación (por ejemplo unas preguntas al inicio), algunos ejercicios o preguntas y respuestas (en medio del material) y unas actividades o trabajos de reafirmación (al final del material). Sin embargo, también se recomiendan la existencia de algunos OA que sean exclusivamente de autoevaluación (por ejemplo tipo test) y de evaluación (por ejemplo el planteamiento de trabajos).

Nótese que para las evaluaciones propiamente dichas no se recomiendan los típicos exámenes escritos de comprobación (ya se ade preguntas abiertas o cerradas), esto se debe a que en una modalidad no presencial, esto no funciona como mecanismo de evaluación porque la persona puede estar viendo el material mientras responde el examen u otra persona puede estarle diciendo las respuestas. Lo mejor es que la persona tenga que hacer, comprobar o construir algo, y que el resultado de ello (texto, fotos, videos, audio, mapas mentales o conceptuales o una combinación de ellos) lo publique en un wiki, un blog u otro sistema de interacción comunitaria (Sistemas de la Web 2.0).

7. Es importante que los OA se realicen en formatos de archivo estándar y libres para la web. El más abierto e interoperable es Html, aunque para aprovechar algunas funcionalidades de interacción y multimedia se requiere la utilización de formatos no libres pero de gratuita distribución como flash, java y pdf. Sin embargo, si se quiere que el OA tenga interacción con la plataforma de e-Learning es necesario trabajar con el estándar SCORM, lo que se puede hacer a través de herramientas libres como Reload o eXelearning.

Para la edición de páginas Html se puede utilizar el editor Kompozer; la elaboración de mapas mentales con Freemind; la elaboración de mapas conceptuales con Cmap Tools; la edición de audio con Audacity; la edición de video con Virtual Dub (Windows) o Cinelerra (GNU/Linux); la reproducción de audio y video en páginas Html con JW FLV Media Player; la realización actividades de juego de palabras con Jclic; la realización de actividades geometría con Geo Gebra o Regla y Compas; la conversión de documentos, presentaciones y hojas de calculo a pdf con pdfcreator (Windows). La mayoría de estas herramientas son software libre o en su defecto software de gratuita redistribución.

Algunas consideraciones para pensar pedagógicamente la educación virtual

En un artículo que leí recientemente sobre formación de ingenieros, se planteaba el uso de dispositivos móviles como una innovación pedagógica, en la medida que permitía procesos de aprendizaje en cualquier momento y lugar, debido a la facilidad de acceso a los recursos digitales del curso.

Según lo planteado para el mLearning, la acción educativa puede incrementarse porque: 1) Hay mayor tiempo para hacer consultas y acceder a información debido a que se puede hacer en cualquier momento y lugar, 2) Con este tipo de dispositivos se favorece la educación personalizada, y 3) El equipo terminal puede proveer una manera conveniente de identificar al usuario y usarse como un método flexible de control.

Sin embargo, este planteamiento no advierte que para que esto sea una realidad se requieren algunas condiciones: 1) Que la persona tenga acceso y disponibilidad a los equipos y los servicios para estar conectado en cualquier momento y desde cualquier lugar, y 2) Que la persona tenga la habilidad (estructuras de pensamiento) para manejar y aprender por si mismo estas tecnologías y sus posibilidades.

Sin embargo hay un punto en donde se puede generar una discusión interesante: ¿Desde que postura educativa es deseable identificar y controlar lo que puede o no hacer o aprender una persona?. La mayoría de propuestas sobre eLearning y mLearning están fundamentadas desde el control y dosificación del suministro de información, sin embargo, yo pienso que esta idea no difiere en lo esencial con el modelo tradicional de educación en el que un profesor o libro presenta de forma ordenada y sistemática el conocimiento que de debe aprender. Pero además, al replicar este modelo a los entornos virtuales veo un problema, y es que en esto espacios las condiciones de las personas, el conocimiento y las mediciones no son las mismas que en la presencialidad, por cuanto es un error no considerar las diferencias de fondo.

Creo que una propuesta que considere como principal mediación las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones - TIC, debe partir de otros presupuestos. En primer lugar, las personas necesitan tener acceso libre e ilimitado a toda la información disponible, porque la construcción de conocimiento, en este medio, no se estaría haciendo desde la secuencialidad de la presencialidad, sino desde el construcción de totalidad a partir del fragmento, por lo que no tiene sentido dosificar la información. En vez de esto, sería necesario indicar posibles rutas de navegación en función de los intereses individuales y de la experiencia de los orientadores.

En segundo lugar, el aprendizaje estaría guiado más por la necesidad de apropiar conocimientos y desarrollar habilidades para resolver determinado tipo de problemas, que por la intención de poseer un conocimiento enciclopédico en una disciplina. En este sentido el concepto de desarrollo de competencias puede ser de gran ayuda, siempre y cuando se entienda como la apropiación de conocimientos y habilidades para resolver problemas reales en un campo de conocimiento, y que sólo seria posible evidenciar a través de la construcción y desarrollo de propuestas de solución para el contexto, y no con exámenes tipo test.

En tercer lugar, ante la imposibilidad de formar a los estudiantes en las sutilezas de la cultura académica y profesional, debido a que este tipo de aprendizaje sólo es posibles a través de la apropiación cultural que se realiza al compartir e interactuar en unos espacios sociales, seria una condición necesaria que los estudiantes estuvieran vinculados con grupos, comunidades, entidades, organizaciones u otro tipo de espacio social donde la interacción le lleva a apropiar este tipo de saber y a identificar problemas susceptibles de ser abordados en su proceso educativo.

En cuarto lugar, la estrategia educativa debería estar centrada en el estudio y resolución de problemas, la socialización de inquietudes y avances, la auto-ilustración en los temas necesarios y el trabajo en equipo. La principal mediación sería la producción de textos para su circulación de forma pública, de tal manera que permita complementos y debates. Esto significa que la lectura, la interpretación, la escritura y el uso de los servicios de comunicación y publicación que ofrecen las TIC, deben ser competencias de base en los procesos de educación virtual, indispensables tanto en los docentes como en los estudiantes.

En quinto lugar, la evaluación debería valorar la capacidad de identificar problemas, plantear soluciones y desarrollar soluciones de forma colectiva, consolidando procesos de generación de conocimiento y teorización.

Estas consideraciones iniciales, muestran un escenario más parecido a la dinámica de las redes o las comunidades, que a lo que sucede en nuestra aulas de clase, en donde predomina la transmisión de información, el aprendizaje enciclopédico y la sumisión frente al que sabe pero sin la posibilidad de relacionar ese conocimiento con las situaciones, fenómenos y problemas de la vida. Continuar con este modelo educativo en las propuestas de educación virtual no sólo es agudizar los grandes problemas educativos, sino que también ayudaría a consolidar el imaginario de que la educación virtual como una salida más fácil para obtener un título, pero sin que ese título corresponda con la competencia a la que debería estar asociado.

Sin embargo, es necesario advertir que una propuesta de educación virtual que considere los aspectos esbozados, no estaría abierto para todos, en primer lugar porque se requiere condiciones de acceso a las tecnologías y estructuras de pensamiento que le permita moverse con solvencia en la cultura digital, en segundo lugar porque requiere competencias que permite una lecto-escritura crítica, sino que también implica que debe haber aprendido a moverse en su contexto; y estas características hacen que en Colombia, y en general en América Latina, excluyan una sector importante de la población que no han tenido la oportunidad de contar con las condiciones para desarrollar estas habilidades.

Así, creo que es valido hacerse las siguientes preguntas que implican aspectos tecnológicos, pedagógicos y políticos: ¿Para qué la educación virtual?, ¿Para quién la educación virtual? y ¿Cómo desarrollar la educación virtual?

Registros

ulises-ibsn-12-2005-08-25.gif
ulises_linux-user-372625.gif

by.png sa.png
Los escritos, imágenes, presentaciones, videos y otros contenidos que se publican en este blog tienen licencia Creative Commons Reconocimiento - Compartir Igual a menos que se indique otra cosa.

Área de Administración

Sindicación

rss.png RSS