La visión de Currículo en el Estado Colombiano

El Currículo como concepto es escurridizo, porque existen diversidad de planteamientos que al final no se ven claramente materializados. Así que en un intento por aclarar este panorama, en esta corta reflexión me centraré mencionar algunas particularidades de este concepto, al cruzar los documentos del Estado para la Educación Básica y Media en Colombia.

1. En la Ley General de la Educación o Ley 115 de 1994[1] se encuentra que el Currículo agrupa tres grandes aspectos: los criterios, los contenidos y los procesos a través de los cuales se materializa el Proyecto Educativo Institucional – PEI, proyecto que busca la construcción de la identidad de las personas y responder a las necesidades en el nivel local, regional y nacional. Al ser el PEI una construcción que debe realizar la comunidad de la Institución Educativa (Profesores, Directivos, Padres de Familia y Estudiantes), el Currículo es Institucional, esto significa que el Estado no puede imponer un Currículo único, pero tampoco es el trabajo individual de un profesor. Sin embargo, cómo el Currículo debe estar en el marco de las políticas macro del País, y por ello debe responder a los objetivos planteados en la Ley General de Educación, el Ministerio de Educación Nacional define los criterios generales a través de los Lineamientos Curriculares y los Estándares Básicos de Competencias.

2. Los Lineamientos Curriculares[2] se conciben como unos referentes teóricos o posturas para cada una de las área definida en la Ley General de la Educación, con el fin de alimentar el debate en las Instituciones Educativas, en torno a los fundamentos conceptuales para elaborar el Currículo.

3. Por su parte, los Estándares Básicos de Competencias[3] se definen como los criterios que permiten juzgar la calidad de la educación, expresado en forma de situaciones deseadas sobre el saber y el saber hacer de los estudiantes. Esto implica que los Estándares no son ni los objetivos (lo que se desea alcanzar), ni los logros (lo alcanzado) por parte de los estudiantes, sino los aspectos claves en cada una de las áreas, para que la educación sea pertinente en el mundo de hoy. Los objetivos y los logros son parte de la construcción que debe realizar cada Institución Educativa en torno al Plan de Estudios.

4. Finalmente las Pruebas Saber[4] tienen el propósito de medir el estado en el que se encuentran las Competencias de los estudiantes.

Si bien en estos documentos se insiste en la autonomía de las Instituciones Educativas para definir que enseñar (contenidos) y cómo hacerlo (metodologías), dejando los criterios (desde dónde y para qué) como funciones del Estado, vale la pena preguntarse:

¿De qué autonomía se esta hablando cuando: a) el Estado es el que define los fines de la educación, b) se clasifica a las Instituciones Educativas por los resultados de unas pruebas de evaluación censales, y c) la identidad del sujeto-docente tradicionalmente ha sido construida para la reproducción de conocimiento?

[1] http://www.alcaldiab … mas/Norma1.jsp?i=292
[2] http://www.mineducac … 5/article-89869.html
[3] http://www.mineducac … /article-116042.html
[4] http://www.icfessaber.edu.co/

El Seminario como experiencia de trabajo en el aula

En este semestre, en todos los cursos de licenciatura en educación básica que oriente, tuve dificultad para que me entendieran la idea de adoptar la metodología de seminario. Para que esto funcione, se requiere que los estudiantes hagan las lecturas, pero no de cualquier forma, sino que se estudien, que se analicen, que se saque los puntos principales, que se hagan procesos de abstracción. Pero además se requiere que participen, que pregunten, que opinen, que relacionen, que piensen en voz alta.

Aunque el inicio fue dificil, la perseverancia ha ido cambiando la situación, pero para ello tuve que tomar medidas drásticas: terminar las clases rápido porque nadie pregunta, ni participa; quedarse callado si los estudiantes no habla; poner puntos de participación a los que más aportan… de alguna manera esto ha hecho reaccionar a algunos, y eso es suficiente para mi.

Ha sido un inicio de semestre duro porque he tenido que leer y estudiar mucho, pero ha sido satisfactorio en el momento de las discusiones, por las relaciones y conclusiones que he podido generar a partir de lo leído y de las preguntas de los estudiantes. Como decía ES, en ese momento cuando uno no esta repitiendo lo que leyó, sino que esta creando, esta pensando, es cuando las clases se vuelven más satisfactorias.

También es importante recordar que los estudiantes necesitan tener espacios para expresar lo que piensan, aunque eso no necesariamente debe implicar hacer cambios radicales en el método de la clase, ya que estos desfogues permiten distencionar la relación profesor-estudiantes y evita que los problemas pasen a mayores.

Finalmente, me ha dado resultado dejar trabajos y hacer asesorías por grupos. Es en la conversación en estos pequeños grupos donde las personas se abren más fácilmente, y se da la posibilidad de conversar sobre la vida, la profesión y otras cosas que suelen ser mucho más importante para las personas, que los mismos contenidos. En últimas, se trata de construir la identidad del docente a partir de una exigencia rigurosa, pero con un sentido, un propósito.

Contextualización en los Objetos de Aprendizaje

A partir de un evento que organizó el Ministerio de Educación Nacional de Colombia (MEN) en agosto de 2007, se creo un grupo en google denominado eLearningColombia[1] para seguir el diálogo entre los diferentes actores, grupos e instituciones que viene trabajando en este tema en el país. En uno de sus hilos[2], se pregunto por los elementos de contextialización que debía tener un Objeto de Aprendizaje (OA), reflexión que suscito diferentes comentarios y a partir de los cuales quiero compartir la siguiente reflexión.

Con la palabra contexto, esta sucediendo lo mismo que con otras palabras que hoy están de moda en la educación (de momento el mejor ejemplo que me viene a la cabeza es la de estándar), y es que no especificamos de que tipo de contexto estamos hablando. No es lo mismo el contexto de un OA para que funcione en un LMS (es decir la información de metadatos), que el contexto de la información del OA (y que puede estar referida a los conocimientos previos), ni el contexto educativo del OA (para qué un docente lo utiliza en su proceso de enseñar, para qué un estudiante lo utiliza en su proceso de aprendizaje). Sin embargo me referiré únicamente acepción de contexto, porque considero que es la más difícil de desarrollar, incluso en cursos presenciales.

Contextualización, desde el propósito o sentido que debe tener una actividad educativa, hace referencia a la pertinencia de esa actividad de acuerdo con unas realidades: la del estudiante, la de su región, la de su sociedad. Por tanto, contextualizar el proceso educativo implica que la educación no gire en torno a contenidos abstractos y asépticos, sino que más bien los contenidos giren en torno a esas realidades, en otras palabras, que los contenidos sirvan para entender y actuar sobre eso que tenemos a nuestro alrededor. Una forma de hacer este “giro en la educación” es a través de la formulación y estudio de problemas, como por ejemplo lo que propone el ABP (Aprendizaje basado en Problemas) o el ESPC (Estudio de Situaciones Problemáticas Contextualizadas)[3].

Pero ¿Cómo hacer esto en los OA?, esta es la gran pregunta. Tal vez una forma de abordarlo sea mirar el proceso de formación en línea más allá de los OA (siempre he pensado que en términos educativos - no desde los planteamientos de un estándar técnico -, sea muy pretencioso pensar que uno aprende con un OA, o lo que es lo mismo, que la educación se limite a recibir información).

La formación en línea no debería ser solamente interactuar con unos OA y socializar lo que se piensa a través de un medios como los foros, listas, wikis o blogs, sino que debería implicar un trabajo “real”, un trabajo que implique interactuar con personas y realidades cercanas a cada estudiante, un trabajo que implique dialogar, ver, tocar, oler y sentir su propia realidad, y que esta sea puesta en común en las plataformas, a través de la socialización, pero también de la construcción de información (o de forma más explicita, de OA realizados por los estudiantes). Esta puede llegar a ser una manera de introducir la contextualización, no en un OA (aunque en ellos deberían estar las indicaciones para tener la interacción con la realidad cercana al estudiante), sino en los procesos de educación en línea.

Vale la pena aclarar que en el trabajo que hizo un equipo del MEN para precisar conceptualmente los OA, concluyeron que esto materiales debían tener contenidos, actividades y elementos de contextualización, pero en este último caso, se referían a información que ayude al estudiante a entender el propósito educativo del OA.

[1] http://groups.google … up/elearningcolombia
[2] http://groups.google … a/t/1e7716fc86a57698
[3] Perspectiva que plan … aren, Freire, etc.).

Registros

ulises-ibsn-12-2005-08-25.gif
ulises_linux-user-372625.gif

by.png sa.png
Los escritos, imágenes, presentaciones, videos y otros contenidos que se publican en este blog tienen licencia Creative Commons Reconocimiento - Compartir Igual a menos que se indique otra cosa.

Área de Administración

Sindicación

rss.png RSS