Entrega Trabajo de Grado en Digital

Como parte del trabajo que viene realizado la representación de los ex-alumnos en el Consejo Superior, se socializó el proyecto de reglamentación para recoger inquietudes y sugerencias. Fruto de este trabajo, se presenta una propuesta alternativa de reglamentación, buscando que esta reglamentación sea parte de una estrategia de proyección de la institución en el mundo digital.

En lo concerniente a la reglamentación, se expuso los tres aspectos que se fortalecieron en la propuesta alternativa de reglamentación, los cuales son: 1) los Formatos de Archivo para la recepción de los trabajos de grado; 2) la autorización de Derechos de Autor para la divulgación de los trabajos de grado; y 3) la importancia de contar con un Repositorio Institucional Digital de Producción Intelectual.

Sobre el primer punto es necesario decir que el tema de los formatos de archivos para almacenar la información digital, no sólo es un asunto técnico. Inicialmente, cada empresa desarrolladora de software creaba una forma de almacenar la información introducida por los usuarios, pero esto llevó al problema que si no se tenia la misma versión del programa y de la misma empresa, otra persona no podía acceder a la información. Aquí hay un problema de interoperabilidad técnica.

Pero si el que crea la información es una entidad del Estado, el problema es mayor, porque estaría induciendo a los ciudadanos a comprar o piratear (si no quiere o no puede comprar) el software en el que inicialmente se crearon los archivos, fortaleciendo un monopolio privado y afectando la democracia digital, la cual tiene que ver con el derecho que tienen los ciudadanos de acceder a la información con el programa que ellos quieran.

Es por estas razones que se sugiere, que la reglamentación privilegie la entrega de los archivos digitales en formatos estándar, abiertos y vigentes. Formatos Estándar, porque deben ser aprobados por organizaciones especializadas en la materia como la ISO (International Organization for Standardization). Formatos Abiertos, en el sentido que cualquiera los pueda implementar, ya que esto significa que habrá más oferta de programas con los cuales se pueda crear y visualizar los archivos. Formatos Vigentes, es para indicar que si bien la reglamentación pueden sugerir unos formatos, los que actualmente existen, a futuro pueden aparecer otros igualmente validos.

Por esta razón se colocan como ejemplos los siguientes formatos editables: Office Open XML (archivos .docx, .xlsx, .pptx utilizados por las últimas versiones de Microsoft Office), OpenDocument (archivos .odt, .ods, .odp utilizados por múltiples programas como LibreOffice, OpenOffice, Koffice, Abiword, etc.) y HTML (archivos .html creados para visualizar información en la web). En este sentido, se evita colocar estándares de facto que no sean abiertos (como los archivos .doc, .xls, .ppt) ya que estos son de propiedad de una sola empresa y no tienen publicados los documentos de especificaciones para que otras empresas los puedan implementar.

Además del uso de formatos de archivos estándar, abiertos y vigentes, se sugiere fortalecer medidas para promover y verificar que el software que se utiliza sea legal, lo cual se puede dar por la compra legitima de una licencia de uso de los programas en los que se realizaron los trabajos de grado o por el uso de software libre, cuya licencia no tiene ningún costo para las personas.

Sobre el segundo punto, que tiene que ver con los Derechos de Autor, se menciona que la Dirección Nacional de Derechos de Autor tiene la Circular No. 6 del 2002 en donde expresa claramente que si el trabajo de grado no se realiza como resultado concreto de un contrato de prestación de servicios, los derechos de autor son de las personas que escriben el documento. Además, la Ley 1450 de 2011 modifica las condiciones en las que se puede dar la transferencia de los derechos patrimoniales, con lo cual, además de requerir un documento público o privado firmado por las partes, esto debe registrarse en las oficinas de la Dirección Nacional de Derechos de Autor. Aspectos que están ratificados en el Acuerdo 008 de 1999, sobre propiedad intelectual de la Universidad del Cauca.

Al revisar experiencias de otras universidades del país, como por ejemplo la Universidad Nacional, se encuentran que la institución le pide a los estudiantes una autorización para la publicación de los documentos del trabajo de grado, no una cesión de los derechos patrimoniales, ya que esto simplifica el proceso y mantiene el propósito. Lo que significa que si bien la Universidad puede hacer ciertos usos de la obra, el estudiantes no pierde los derechos patrimoniales.

En este sentido, se sugiere solicitarle dos autorizaciones a los estudiantes que tengan los derechos patrimoniales sobre los documentos de sus trabajos de grado: la primera es una licencia Creative Commons Reconocimiento – No Comercial, que debe quedar dentro de los documentos, para que se puedan publicar en la web; la segunda es una licencia Creative Commons Reconocimiento otorgada a la Universidad, para que la institución tenga la posibilidad de hacer y vender ediciones impresas de compendios de trabajos de grado.

Finalmente, el tercer punto corresponde a la necesidad que tiene la Universidad del Cauca de contar con un Repositorio Institucional Digital de Producción Intelectual. Si bien esta necesidad estaba planteada en la reglamentación original, no se desarrollaba.

En la presentación se muestran repositorios digitales a través de los cuales se pueden acceder a trabajos de grado, libros, artículos y demás resultados de la producción intelectual, de instituciones del orden mundial como el MIT, Hardvard, el CERN, así como de instituciones nacionales: Universidad Nacional, Antioquia, Javeriana, ICESI, EAN, Gran Colombiano, entre muchas otras.

Lo que se puede ver en estos ejemplos, es el posicionamiento que estas instituciones en la web, teniendo en cuenta la ventaja competitiva en el mundo de hoy no esta en poseer información, sino en la posibilidad de construir conocimiento pertinente y aplicado con el acceso a la información.

Por esta razón se sugiere que la Universidad emprenda las acciones necesarias para la implementación de un Repositorio Institucional Digital, que además se articule con la Red Colombiana de Repositorios y Bibliotecas Digitales (BDCOL) y de la Red Nacional de Repositorios Institucionales de Recursos Educativos Digitales Abiertos que esta impulsando el Ministerio de Educación Nacional.

La implementación de este repositorio, más que requerir grandes recursos, requiere de voluntad institucional. La Universidad del Cauca cuenta con una buena red telemática y servidores administrada por la División de Tecnologías de la Información. El software que están utilizando las grandes universidades es libre, lo que significa que se puede descargar y utilizar sin tener que pagar. Lo único que se requiere, en una primera etapa, es personal que haga la implementación, y en una segunda etapa alimentar el repositorio institucional, lo cual se lograría capacitando a los funcionarios de las dependencias correspondientes. Si se quisiera subir información histórica, esto se podría realizar contratando monitorias por un tiempo determinado, ya que este trabajo no requiere conocimientos especializados.

Qué la Universidad del Cauca cuente con un repositorio de estas características no solo serviría para la publicación de los trabajos de grado de la División de Bibliotecas, sino que también serviría para la publicación de libros del Sello Editorial y la producción académica de los docentes y grupos de la Vicerrectoria de Investigaciones.

Intersticios para promover la creación de publicaciones abiertas y comunitarias en las instituciones educativas

A continuación se presenta las diapositivas y la reseña de la charla “Intersticios para promover la creación de publicaciones abiertas y comunitarias en las instituciones educativas” preparada para la Semana de la educación abierta (Open Education Week) en Bogotá: Construcciones comunitarias de apoyo a los procesos de aprendizaje junto con Marcela Hernández.

1. Contexto

Esta presentación pretende mostrar, por una parte, los principales obstáculos culturales que existen para que personas y organizaciones se involucren en la creación de publicaciones propias, más aún si éstas se plantean desde una perspectiva abierta y comunitaria, y, por otra, la manera como se superaron estos obstáculos en la elaboración colectiva del libro Crear y publicar con las TIC en la escuela, publicación que se realizó en el contexto de un contrato que la Universidad del Cauca tuvo con el programa Computadores para Educar, entre el año 2010 y 2011, a través del cual desarrolló la Etapa de Formación y Acompañamiento de docentes de escuelas públicas en los Departamentos de Cauca, Nariño y Putumayo, para la integración de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) en entornos escolares.

Pero ésta no es una experiencia aislada, sino el resultado de la política de producción de saber desde dinámicas colectivas y abiertas, que impulsa la Red de Investigación Educativa – ieRed. Esta red es liderada por el Grupo de Investigación en Enseñanza de las Ciencias y Contextos Culturales (GEC) de la Universidad del Cauca, cuyo propósito es establecer un diálogo entre las experiencias pedagógicas escolares y la producción académica de las escuelas normales y las universidades.

Entre otros ejercicios de producción y publicación se encuentran la Revista ieRed (2004-2006), una revista académica con licencia Creative Commons de la cual se realizaron cuatro números. A través de ella se generó una dinámica académica que, más allá de los títulos, promovió la colaboración y el acompañamiento de la producción escrita. http://revista.iered.org

Igualmente, se promovió el uso de la licencia Creative Commons para la publicación de todos los módulos, libros y demás materiales elaborados para el trabajo con maestros en el marco de los dos últimos contratos con Computadores para Educar (2009-2011) y en colaboración con el Grupo de Investigación en Tecnologías de la Información (GTI) de la Universidad del Cauca. http://www.iered.org/libros/

Actualmente estamos trabajando en la implementación de un blog, como espacio de publicación más ágil e informal que una revista académica, aunque con algunas lógicas de línea editorial, y en la elaboración de una propuesta metodológica de trabajo con maestros en formación, maestros en ejercicio y formadores de maestros, para avanzar hacia procesos de conceptualización de la propia experiencia pedagógica del docente, desde la sistematización colectiva y la producción escrita de acceso abierto.

Lo que destaca al libro “Crear y publicar con las TIC en la escuela”, como producción abierta y comunitaria, es que recoge y permite conocer diversas voces y experiencias que, regularmente, no tienen la intención de expresarse de manera escrita, haciéndolas a través del libro, parte de un proyecto de producción de amplia distribución y uso.

2. Dificultades

Representamos las dificultades culturales para la publicación como grandes bloques que obstaculizan y desestimulan la creación en cualquiera de sus manifestaciones (textual, audiovisual, interactiva), a la vez que generan fuertes resistencias para participar en publicaciones colaborativas y para utilizar licencias abiertas. Sin embargo creemos que entre estos grandes bloques de dificultades existen espacios, huecos e intersticios a través de los cuales, así sea de manera estrecha, es posible moverse para lograr la creación de publicaciones abiertas y comunitarias.

Para empezar, miremos cuáles son las grandes dificultades que se han identificado:

La primera dificultad tiene que ver con el acto de crear. Escribir (en cualquiera de sus manifestaciones) no es fácil, ya que para ello no sólo basta con tener ideas, sino que también es necesario tener el deseo de compartirlas, y la voluntad para hacerlo de una determinada forma. La cuestión es que, culturalmente, somos muy dados a hablar, a crear discursos orales sobre lo que pensamos, sobre lo que hacemos y/o sobre lo que sentimos, pero no tenemos la misma facilidad para crear textos, materiales audiovisuales, interactivos, etc. que contengan adecuadamente aquello que se quiere expresar.

Para publicar una idea será necesario definir cómo la voy a estructurar y organizar, a través de un producto concreto, con el propósito de que otros conozcan claramente lo que pienso, siento o hago, lo que exige un esfuerzo diferente al hecho de consumir, copiar o sólo repetir una información sin agregar nada nuevo. Crear es así una forma de reconocerse y reafirmarse en la propia experiencia, pues significa detenerse a estructurar y aclarar las ideas para que éstas sean entendidas por los demás.

Sin embargo este ejercicio de expresión no encuentra espacios de fomento en una sociedad que le da más importancia al consumo que a la creación. Hoy todo se compra, de hecho es fácil notar que cada vez son menos cosas las que sabemos hacer con nuestras propias manos, en este mismo sentido estamos en una dinámica constante de recibir, copiar y replicar información que otros producen, pero rara vez pensamos en producir nueva información o información propia.

Superar esta primera dificultad implica pensar entonces en las situaciones, oportunidades o escenarios que pueden facilitar e incentivar la creación orientada a la publicación.

La segunda dificultad está relacionada con el propósito o la intención con la que las personas publican. Para empezar está que la motivación general de las pocas personas que piensa en publicar es recibir una remuneración económica por hacerlo, pero como esta condición generalmente no se da, entonces desisten. Igualmente, está el miedo a no ser reconocido por las ideas que se publican, más concretamente que otro se robe o haga plagio de mis ideas y se beneficie económicamente con ellas. Bajo estas dos situaciones se acepta de manera natural la idea de propiedad individual que promueve el derecho de autor, la cual está orientada al cobro o retribución económica por el acceso a lo creado.

Sin embargo, este es un panorama paradójico, pues al no publicar se cierra la posibilidad de ampliar los alcances de las ideas, mientras que al hacerlo se procura más oportunidades para que otros conozcan lo que se está pensando o haciendo, y estén dispuestos a pagar o hacer cosas por conocer más. Es contradictorio querer publicar y que otros paguen por ello, pero no tener quién esté dispuesto a pagar porque no me he posicionado como escritor o académico. Por otra parte, realmente el pago por contenidos no protege las ideas, ni evita su difusión o su uso.

En las universidades colombianas es frecuente encontrar esta idea: Esperan que la producción de sus profesores les represente reconocimiento académico a nivel nacional e internacional, pero al mismo tiempo espera tener utilidad por la venta de esta producción. Sin embargo cuando la universidad o los profesores no son de gran trayectoria, el cobro por el acceso a sus publicaciones desestimula la consulta y, por tanto, se restan posibilidades de ser conocidos y referenciados en el mundo académico. Esta situación igualmente puede trasladarse a cantantes y escritores, entre otros campos de producción.

Respecto a esta dificultad vale finalmente indicar que ese énfasis en la remuneración económica tan arraigado en la sociedad actual, representa una única y limitada manera de darle valor al acto de crear y compartir las ideas mediante procesos de publicación. Si bien la productividad económica está arraigada y es estimulada en las instituciones, entidades y organizaciones, incluso en las públicas, es necesario que reconozcamos que existen también otras motivaciones y necesidades que no representan lucro pero sí son parte fundamental del equilibrio y desarrollo personal y social.

La tercera dificultad tiene que ver con el predominio de lo individual sobre lo social, lo colectivo o lo comunitario. La sociedad de hoy nos lleva a competir como individuos constantemente, bajo la idea de que es el camino para alcanzar el éxito. Sin embargo esta idea implica que la sociedad se organiza como una pirámide, en donde unos pocos alcanzan la cumbre y se posicionan encima de la mayoría. El problema de esta forma de asumir las relaciones humanas, es que plantea una sociedad donde predomina la desconfianza y la injusticia, generando resentimiento, odio, resistencia, y creando las condiciones propicias para que se produzca violencia (en el lenguaje, en las acciones, etc.).

Ejemplos de esto suele suceder frecuentemente en la academia: el profesor que utiliza los aportes de sus estudiantes para publicar sin dar ningún reconocimiento (ni económico, ni moral), o el investigador que estudia una comunidad (indígena, negra, campesina, desplazada, etc.) para ganar prestigio en comunidades académicas nacionales e internacionales, pero que asume de manera utilitarista su relación con la comunidad, entre otros casos. Sin embargo es posible entender la sociedad de otra manera, pues estas ideas, como creaciones sociales, no constituyen la única forma de entender el mundo y la vida.

3. Estrategias (Intersticios)

Lo presentado son las grandes dificultades que hemos encontrado al asumir iniciativas de crear publicaciones abiertas y colectivas. A continuación comentaremos esos intersticios, esos pequeños espacios de acción a través de los cuales nos hemos movido para lograrlo, particularmente planteándolo desde el caso de la publicación del libro “Crear y publicar con las TIC en la escuela”.

El propósito del libro era poder mostrar a los docentes de escuelas, principalmente rurales, no sólo algunos programas que podrían utilizar con sus estudiantes en el aula, pues en Internet hay manuales o tutoriales sobre casi cualquier software, sino que tuviera indicaciones, sugerencias y ejemplos de usos realizados por colegas como ellos. Por tanto, consideramos que lo mejor era invitar a escribir a los formadores que estaban haciendo la labor de formación y acompañamiento de maestros para la apropiación pedagógica de las TIC en el marco del contrato entre Computadores para Educar y la Universidad del Cauca.

Para abordar entonces la dificultad de crear, se partió por reconocer la experiencia de los formadores-autores en torno a las temáticas de interés para el libro. Se procuró que escribieran y profundizaran en temas que hacían parte de su labor diaria, con lo que nos aseguramos que su producción se centrará en plantear las ideas aplicadas por ellos en la práctica. Con ello se buscó evitar el miedo que genera la hoja en blanco o el no saber qué decir, pues los textos debían reflejar temas cotidianos de su experiencia de trabajo, en la que algunos llevan un año, pero otros tenían más de dos o tres años de trabajo con los maestros. Igualmente, dado que lo solicitado no es algo que se encuentre en Internet, porque es muy propio de la experiencia, se evitó la tentación de que los autores se limitaran a descargar información de tutoriales y organizarla para presentarla.

Una característica de estos formadores, muchos de ellos licenciado y otros ingenieros jóvenes, es que si bien tenían buen manejo del computador y de Internet, y un buen dominio de las situaciones de enseñanza y aprendizaje que se dan cuando se trabaja el tema de las TIC con adultos, había dificultades para escribir. Para la mayoría su experiencia de escritura no había pasado de los trabajos presentados en la universidad y de la escritura del informe final para obtener su título profesional, particularmente por ser de áreas donde desarrollar esta habilidad no es lo central.

Partiendo entonces de la experiencia profesional de los autores y reconociendo la situación de dificultad de escritura, se planteó una guía general para los textos, a manera de estructura, donde se indicaban los aspectos relevantes a abordar en los textos, a fin de que supieran qué ir contando de lo que conocían y qué complementar. Igualmente se realizó un acompañamiento permanente en la escritura, la cual consistió en recibir casi a diario, por correo electrónico, los avances que los autores iban haciendo y, sobre ellos, se realizaban comentarios, sugerencias y correcciones, regresando los archivos por el mismo medio. Igualmente se programaron algunas reuniones presenciales para discutir perceptivas, diferencias y dudas sobre el enfoque o el contenido del texto. Esta labor se realizó de manera intensiva durante dos semanas.

Una vez se tuvo los manuscritos, se contó con una persona del mismo equipo para realizar la revisión de estilo y la diagramación inicial del libro. El incluir esta labor como parte de sus actividades en un proyecto fue lo que permitió generar una primera versión del libro, la cual se utilizó como material guía para el trabajo de formación y acompañamiento de los mismos formadores.

Para superar la segunda dificultad, relacionada con la idea de que toda producción debe ser privativa y generar remuneración económica, se aprovechó la relación contractual entre los formadores con la Universidad del Cauca y entre esta institución con Computadores para Educar.

En virtud del contrato entre Computadores para Educar y la Universidad del Cauca, los derechos patrimoniales son de propiedad de Computadores para Educar, y dado que en las Ordenes de Prestación de Servicios de los formadores se establecía que para realizar la labor de formación y acompañamiento de maestros para la apropiación pedagógica de las TIC, se debían crear materiales de apoyo, se logró coordinar tiempos y cronogramas para que algunos de ellos tuvieran dos semanas en las que se pudieran concentrar a esta labor.

De esta manera los derechos patrimoniales de los manuscritos pasaron a ser de Computadores para Educar, lo cual fue favorable considerando que en el mismo contrato intersintitucional se indica que los materiales, software y demás recursos utilizados o elaborados en el desarrollo de las actividades deben ser de distribución gratuita, siendo lo que permitió que se utilizaran estos manuscritos para la publicación del libro y que finalmente éste fuera publicado con una licencia Creative Commons Reconocimiento – No comercial.

Así que se puede decir que sí hubo una remuneración por la elaboración de los manuscritos y también para la edición, dado que se realizaron como labores asignadas dentro de tiempos del contrato. Sin embargo, esta no era una labor central, por lo que el mérito también estuvo en que todo el equipo de autores y editores empezaron a ver el valor del trabajo que se estaba realizando, no sólo por sentirse parte de un proyecto editorial de gran envergadura (un libro de 300 páginas con un tiraje inicial de 1000 ejemplares que se distribuyeron en escuelas publicas en el suroccidente colombiano, además de la distribución digital por Internet), sino porque esta producción estaba centrada en la propia experiencia y la de los maestros a los que se ha acompañado y, sobre todo, porque sería una publicación que más allá de quedarse en los anaqueles de una biblioteca, sería de utilidad para muchas personas.

Fue importante entonces generar la seguridad de que el tiempo dedicado a la labor tendría un resultado concreto y de utilidad colectiva, pues el libro sería distribuido entre las sedes educativas de la región donde se trabaja.

En tercer lugar, vencer la idea de un trabajo individualista fue lo que permitió hacer posible esta publicación. Ninguna de las personas que tuvimos la idea inicial tenia el tiempo ni el conocimiento total y profundo para sacar adelante esta publicación, así que la sinergia producida por este proyecto interinstitucional, como por el trabajo de formadores y editores, junto con los coordinadores del proyecto, posibilitaron que todos saliéramos ganando, en un esquema donde se reconoció y se visibilizó el aporte de cada quien. Esto generó una ruptura sobre la idea convencional de que lo que expresan quienes hacen parte de la base en el trabajo no trasciende, pues sólo los jefes generan contenidos, lineamientos e información para todos. En este caso, se generó una relación horizontal de visibilidad, donde los formadores involucrados participaron de un proyecto donde su producción alimentaría su propio trabajo, el de otros formadores, docentes formación e incluso de los coordinadores.

4. Conclusiones

La principal conclusión que sacamos, es: aprovechar las condiciones y oportunidades del medio para encontrar intersticios a las grandes dificultades para la creación y publicación abierta y colectiva. En este caso, estas condiciones y oportunidades fueron:

  1. Una visión clara de lo que se quería lograr y un liderazgo asertivo.
  2. Personas con las capacidades y dispuestas a trabajar más allá de lo exigido.
  3. Gestión de algunos espacios de tiempo remunerados.
  4. Recursos para la publicación y la distribución física, y el aprovechamiento de servicios para la distribución digital.

Sobre este último punto resaltamos la labor de la Fundación Internet Archive, quien cuenta con toda una infraestructura telemática para el almacenamiento gratuito de cualquier tipo de archivo con licencia abierta (http://www.archive.org), y para la reseña de cualquier libro producido por la humanidad (http://openlibrary.org).

Servicios Web: el eslabón más débil de la cultura libre

La discusión que tuvimos sobre los riesgos de los servicios Web 2.0, en la charla horizontal del VII Encuentro de Educación, Cultura y Software Libre – Edusol 2011[1], me hizo pensar que al hablar de cultura libre, podemos ver tres ámbitos de actuación: el primero es el de los programas que usamos en el computador, el segundo es el de los servicios que usamos en Internet y el tercero es el de los contenidos. Creo que es relativamente fácil encontrar en el mundo de hoy, alternativas en cuanto a software para computadores y contenidos libres, pero no veo esta mismas alternativas a nivel de servicios web.

Primero. Hace 25 años Richar Stallman inicio un movimiento para desarrollar un sistema operativo libre[2] (el software para que funcione un computador). El que sea libre en el sentido de libertad y no de gratuidad, significa que los usuarios podemos usar este software para cualquier propósito, podemos conocer como funciona y hacer ajustes, podemos dárselo a otras personas cobrando o no por el (podemos hacer negocio con el) y podemos distribuir nuestras modificaciones, siempre y cuando no restrinjamos estas libertades cuando le entreguemos el software a otras personas y dejemos claro de quien es cada componente si lo hemos modificado.

En la actualidad es fácil encontrar muy buenas alternativas al software privativo[3] tanto a nivel de sistemas operativos[4], como a nivel de aplicaciones para utilizar sobre cualquier sistema operativo[5]. Por ejemplo LibreOffice para los programas de ofimática, Firefox para navegar por Internet, VLC para reproducir archivos multimedia, GIMP para edición de imágenes, Audacity para edición de audio, Thunderbird para el manejo del correo electrónica, incluso a nivel de software especializado. El principal problema, en el ámbito del software para computadores, es que muchas personas usan un programa en particular porque ven que los demás lo usan, por moda, no porque sea mejor o tenga mas funcionalidades o sea más fácil de utilizar.

Segundo. Hace 10 años, Lawrence Lessig inicia Creative Commons[6], una organización que plantea alternativas de licenciamiento de contenidos, dentro de la legislación del Derecho de Autor (tradición europea) y del Copyrigth (tradición anglosajona), para promover la innovación y la creatividad a partir del remix o mezclas de contenidos[7]. Esta iniciativa a logrado convocar a diferentes movimientos que buscan disminuir las restricciones para el acceso y uso de textos, imágenes, música, videos, entre otros gracias a los cual hoy tenemos una gran variedad de personas, instituciones, artísticas y comunidades publicando sus obras con licencias abiertas. Wikipedia es un ejemplo de cómo las comunidades en torno a la generación de contenidos, pueden vencer las iniciativas privadas y restrictivas como Encarta.

En este caso, la principal dificultad vuelve a estar en las personas, ya que para la mayoría, es más fácil hacerse a la idea de poder conseguir información y contenidos de forma gratuita, pero no así la idea de retribuir liberando la información y contenidos que producen, entre otras cosas, porque son pocas las personas que producen información. En la época de la proliferación de los blogs, se decía que más del 80% de los contenidos publicados no eran originales, sino meras copias de otros blogs.

Tercero. En el ámbito de los Servicios Web, el boom de la Web 2.0[8] y las redes sociales gratuitas, ha hecho que muchas personas se hayan volcado a compartir, principalmente, información corta, cotidiana y multimedial (de ahí lo atractivo de servicios como Facebook y Twitter). Sin embargo, al usarlos, se esta corriendo el riesgo que sea vulnerado nuestro derecho a la privacidad y que nos roben los derechos comerciales sobre los contenidos que publicamos. Pero a diferencia del software y de los contenidos, con los servicios web no se vislumbran alternativas equiparables.

Hay quienes plantean que las alternativas son los servicios web que se pueden implementar descargando software libre para ello, como es el caso de Moodle para las plataformas de e-learning, Elgg o Diaspora para las redes sociales, Wordpress para los blogs, Statunet para los microblogs, Mediawiki o MoinMoin para los wikis, entre muchos otros. Sin embargo estas alternativas, que requieren que las personas tengan conocimientos avanzados y representa unos costos de operación y mantenimiento, además adolecen de dos características fundamentales: no son globales e interoperables, en el sentido de convocar a una gran masa con múltiples intereses y proveniente de muchas partes del mundo; y muchas de ellas no tienen un entorno amigable y visual.

Tal vez iniciativas de implementación de infraestructuras comunitarias, distribuidas e interoperables puedan ser una solución a futuro, pero en la actualidad, solo existen unos pocos servicios centralizados como Internet Archive, Identi.ca o Diaspora, que no alcanzan a recoger la dinamica e interacción en masa, de servicios como YouTube, Slideshare, Scribd, Facebook o Twitter.

Claro que hoy también se vislumbra otra amenaza, y son las dinámicas de desarrollo de software cerrada y llena de patentes que se esta presentando en torno a los móviles. En unos años, los smarthphone y las tablets serán los dispositivos más comunes para acceder a la información, sin embargo el desarrollo de los sistemas operativos y de las aplicaciones no ha seguido una dinámica abierta como sucedió con el computador, lo que podría llevar a consolidar monopolios y restringir por tanto, el desarrollo del software libre para este tipo de dispositivos.

Por esta razón planteo que los servicios web son el eslabón más débil de la cultura libre.

[1] http://edusol.info/e … a/los-peligros-web20
[2] http://www.gnu.org/g … hegnuproject.es.html
[3] http://www.slideshar … erso-de-aplicaciones
[4] http://distrowatch.com
[5] http://www.freealts.com
[6] http://manzanamecani … _movimiento_de_.html
[7] http://www.iered.org … r-una-cultura-libre/
[8] http://www.slideshar … lidades-de-la-web-20

Reseña del libro Por una Cultura Libre

caratula_culturalibre.png Por una Cultura Libre, es un libro escrito por Lawrence Lessig que muestra los cambios que ha tenido la legislación sobre el Copyright en Estados Unidos. Cambios que han sido promovidos por los grandes grupos empresariales de la industria de la comunicación y el entretenimiento, y que están afectando la libertad como valor fundamental en una sociedad democrática y capitalista.

Este libro pone en el centro de la discusión la defensa de la libertad (en el contexto Estadounidense), porque ella es la que permite la libre expresión, el libre albedrío, el libre mercado, la libre elección y la democracia. Por tanto, la Cultura Libre se da en una sociedad tiene la libertad para acceder, transformar e innovar buena parte de sus contenidos culturales sin estar condicionados o sin la necesidad de pedir permiso.

Pero libertad no es igual a gratuidad, por ello Lessig recuerda que las leyes, siguiendo la Constitución de los Estado Unidos, han tenido el propósito de buscar el equilibrio entre el monopolio de la explotación económica sobre el producto de la actividad creativa y la puesta de estas creaciones como Dominio Público para el beneficio de la sociedad. Pero esto equilibrio se ha roto, bajo el supuesto de estar librando una guerra contra la piratería y a favor de la propiedad creativa, con lo cual se esta generando una Cultura del Permiso que en nada favorece la creatividad y la innovación. Estados Unidos tiene experiencia librando guerras de prohibición, y en las dos más importantes, el alcohol y las drogas, no ha tenido buenos resultados.

La búsqueda de un equilibrio entre la explotación económica sobre los productos de la actividad creativa y el beneficio social, tuvieron su origen en la confrontación del pueblo de Inglaterra con con sus monarcas, debido a los monopolios a perpetuidad que tenían los editores para la publicación de libros, mecanismo utilizado por la corona para controlar la circulación de ideas liberales.

Esta confrontación llevó a que el Parlamento Británico adoptará la primera ley de Copyright en 1710, denominada Estatuto de Ana, el cual otorgaba un periodo de 14 años para la protección de las obras, con la posibilidad de que el autor renovará la protección por otros 14 años. Después del periodo de protección, las obras pasaban a Dominio Público, lo que significa que cualquiera la podía usar para lo que quisiera, si tener que pedir permiso a nadie. Aunque la diferencia con las actuales leyes, es que en ese momento la protección sólo era sobre la realización de copias (de ahí el termino Copyright o Derechos de Copia que es diferente a las leyes de Derechos de Autor de origen Europeo) y no sobre las obras derivadas, como por ejemplo la realización de traducciones o guiones de teatro basados en un libro.

Este equilibrio jurídico permitió que personas como Walt Disney empezará en 1929 una carrera de innovación empresarial, al utilizar las creaciones que ya estaban en dominio público, es decir las anteriores a 1900, como base para crear sus películas animadas. En ese entonces, el promedio de protección de Copyright no era mayor a 32 años y los autores poco utilizaban la figura de renovación de la protección. Lo que demuestra que las obras de Domino Público son una importante fuente de inspiración para generar nuevas oportunidades de negocio en una sociedad democrática.

Sin embargo, las cosas han cambiado drásticamente en los últimos 50 años. El Congreso de Estados Unidos, debido a la presión y lobby de los grandes grupos empresariales de las industrias de comunicación y del entretenimiento, ha venido aumentando el tiempo, el alcance y han cambiado los procedimiento del Copyrigth. Ahora la protección es durante toda la vida del autor más 50 años, se incluye las obras derivadas y no se requiere de registro para que las obras queden automáticamente protegidas por el Copyrigth, copiando de esta manera la doctrina jurídica europea.

Existen estudios que muestran que sólo el 15% de los contenidos tienen vigencia comercial después de los 50 años de protección, lo que significa que, el 85% de los contenidos producidos por una sociedad, que podrían pasar a Dominio Público para que estén al alcance de todos (beneficio social) y además permitan nuevas formas de negocio (beneficio económico), se están desperdiciando. Pero hay otros riesgo, no existe legislación que obligue a que la producción audiovisual y multimedial se almacene en bibliotecas, como si sucede con los libros, lo que significa que un gran banco de películas, programas de TV y música corre el riesgo de perderse para siempre, y los dueños del Copyrigth (que no son los autores), no tienen el más mínimo interés de cambiar esta situación.

Este tipo de protección no es para proteger a los autores, debido a que la protección se realiza generalmente a los editores. Tampoco es para promover la innovación, ya que toda estas industrias (cine, radio, tv cable) surgieron de las mismas prácticas de piratería que ellos actualmente están persiguiendo. Lo que están haciendo es proteger una forma de hacer negocios y evitar el ingreso de nuevos competidores, y la única forma de lograrlo es des-estimulando la innovación en los procesos de creación de contenidos.

Una trampa a la que se induce en esta guerra contra la piratería, es equiparar el robo de un CD en una tienda de discos, con la descarga de un archivo de música. Si tomo el CD me estoy robando algo físico, dejo a la tienda sin el CD y ocasiono una perdida económica. Si descargo el archivo, este no desaparece del servidor (cómo cuando se comparten y se discuten ideas). Es claro que hay una afectación económica si la descarga del archivo remplaza la compra del CD, pero también es claro que no se puede calcular estas perdidas a partir del número de descargas, porque no todos comprarían el CD si no descargan la música, ni que todo lo que se descargue sea piratería, ni que se deba restringir nuevas formas de hacer negocio con estas nuevas tecnologías.

En el pasado, el Congreso de los Estados Unidos ha sido permisivo con ciertos tipos de piratería. Esto sucedió con la regulación de los pagos por Copyrigth de las emisoras de radio y la televisión por cable, para evitar que los dueños del Copyrigth hicieran cobros exagerados que limitarán el desarrollo de modelos de negocio a partir del desarrollo tecnológico. Sin embargo, el mismo criterio no se ha aplicado a las emisoras por Internet. Las leyes no deberían atacar las tecnologías, sino que debería buscar el equilibrio entre el beneficio de las actuales empresa que tienen los Copyright de los contenidos y la posibilidad que estos contenidos generen nuevas oportunidades de negocio en el futuro.

La doctrina jurídica de Estados Unidos reconoce que la cultura produce contenidos (en cualquier medio o formato) de dos tipos: los comerciales y los no comerciales. Las leyes se crearon para regular sólo los contenidos del primer tipo, pero sólo por un tiempo limitado, después del cual pasarían al segundo tipo. De esta forma la sociedad contaría con un pequeño conjunto de contenidos regulados, los cuales además se pueden usar sin pedir permiso dentro de un sistema jurídico denominado “Uso Justo” (en el Derecho de Autor se llaman excepciones), y un gran conjunto de contenidos sin regulación. Este es el esquema general de una sociedad con una cultura libre.

Pero las cosas han cambiado. La aparición de Internet hace que todo lo que se haga con los contenidos sean copias, por tanto, los grande grupos empresariales no ven ciudadanos o usuarios haciendo uso de contenidos, sino piratas, a los cuales le han declaro la guerra para imponer una idea que maxisa sus ganancias pero que esta en contra de la intención plasmada en la Constitución Estadounidense para la protección de las obras creativas. El problema desde esta perspectiva es que ya no habrían contenidos sin regulación, todos los contenidos digitales pasan a ser regulados y protegidos con la legislación de Copyright. Incluso, estos grupos empresariales han hechos grandes esfuerzos a través de demandas a usuarios y otros abogados, para desvirtuar y des-estimular el “Uso Justo” que permitía la ley. El Congreso, que debería legislar para regresar el equilibrio, se ha puesto del lado de los grupos empresariales, por tanto, estamos perdiendo la Cultura Libre y se esta abriendo paso la Cultura del Permiso.

Las consecuencias no son sólo económicas, al impedir que otros Walt Disney aparezcan, sino también sociales. En un mundo en el que sólo unas cuentas grupos empresariales controlan la gran mayoría de compañías de comunicación del mundo, es un mundo en el que se limita la libertad de expresión, es un mundo en el que unos pocos determinan que debe saber la gente. Estamos regresando a la época en la que los editores tenían el control de la producción cultural de la sociedad. Internet, que puede llegar a ser el único espacio para la libre expresión, para la discusión pública a través de diferentes lenguajes (escrito, audiovisual, multimedial) esta siendo coartado por leyes de Copyright que limitan el reuso de contenidos sin importar si es con usos comerciales o no, o si está dentro de los “Usos Justos”.

Pero Internet ha posibilitado otro tipo de perversión, una en la que la aplicación de las leyes ya no es determinada por abogados que han sido formados en la tradición social y jurídica de los Estados Unidos, sino que ahora la aplicación de las leyes del Copyrigth se esta dejando en manos del código (software). El código no juzga lo que esta bien o esta mal, el sólo aplica reglas, reglas que le convienen a las grupos empresariales (por ejemplo obvian el “Uso Justo” de los contenidos protegidos), pero que afectan los derechos y libertades de las personas, y cuando se esta en guerra, todo vale.

Ante este escenario, Lessig propone crear un sistema de gestión de Copyright que le permita a las personas, entidades y organizaciones, licenciar los contenidos con menos restricciones de las que se dan por defecto, para que la sociedad recupere la posibilidad de contar con un conjunto de recursos que se pueda acceder y usar de forma libre. Este sistema se denomina Creative Commons. Esto no soluciona el problema de fondo, pero ayudará a crear consciencia sobre el problema que las sociedades modernas están enfrentando, aunque las personas no sean consciente de ello.

Aunque este libro es pensado y escrito desde la cultura estadounidense, nos permite entender cómo las leyes cambian de acuerdo al balance de fuerzas de una sociedad en un momento determinado de su historia. El ideal de contar con leyes que mantengan el equilibrio social esta siendo desvirtuado por una mirada que solo considera el beneficio económico, sin embargo, siempre existirán personas y grupos que nos llamen la atención sobre los peligros de los extremos. Este libro es un llamado a trabajar por recuperar el equilibrio sobre la protección de los contenidos que genera una sociedad en el mundo de hoy.

Descarga del libro en ingles: http://www.free-culture.cc
Descarga del libro en Español (Elastico): http://www.elastico. … archives/001222.html
Descarga del libro en Español (Traficante de Sueños): http://traficantes.n … rolar_la_creatividad
Gestión de Licencias Creative Commons: http://creativecommons.org

Para finalizar, comparto tres charlas TED. La primera charla “La ley está ahogando la creatividad“, el propio Lawrence Lessig plantea los peligros que la actual legislación sobre derechos de autor tiene para el trabajo creativo y el desarrollo de empresas que se basen en la innovación. En la segunda charla “Re-examinando el Remix“, Lessig menciona la importancia social y económica de tener libertad para remezclar, una charla en un tono más político y activista. Finalmente, la tercera charla “Lecciones de la cultura libre de la moda“, Johanna Blakley menciona que el éxito de la industria de la moda, que mueve más dinero que las industrias del entretenimiento, se debe a que no esta regulada por el derecho de autor (Copyrigth).

La ley está ahogando la creatividad

Re-examinando el Remix

Lecciones de la cultura libre de la moda

Actualización 2011-11-09

Navegando en Internet encontré un resumen de la historia que dio origen a las licencias Creative Commons, historia que se narra en el libro de manera más amplia, que vale la pena compartir: http://manzanamecani … _movimiento_de_.html

Cuales son las ventajas del Software Libre para una persona

En los últimos días, varias personas me ha preguntado cuales serian las ventajas de usar Software Libre, y teniendo en cuenta que son personas que usan el computador, pero que no les interesa profundizar en asuntos técnicos o en los aspectos filosóficos de la tecnología, pensé que la mejor forma era introducir el tema desde los asuntos más pragmáticos para luego empezar a los principios y los valores que contienen estas tecnologías.

Pero antes de explicar las ventajas del Software Libre, hay que aclarar que esta es una denominación que abarca diferentes tipos de programas, algunos de los cuales se pueden instalar en Windows y Mac. Esta aclaración es importante, para que no se piense que Software Libre es igual a los Sistemas Operativos GNU/Linux[1], y se deje de lado programas como LibreOffice (antes OpenOffice) o Firefox[2].

Así que, las ventajas que considero tiene el uso de Software Libre, y especialmente un Sistema Operativo Libre, para cualquier persona, son:

1. Resuelve el problema de los virus cuando se usa un Sistema Operativo Libre, ya que la mayoría son creados para Windows y el resto para Mac. Esto no significa que GNU/Linux no tenga vulnerabilidades, pero por la forma que esta hecho, el daño que pueden hacer es limitado, lo que disuade a muchos programadores de virus.

2. Resuelve el problema de la piratería y favorece el desarrollo de valores sociales, ya que la mayor parte del Software Libre es también gratuito, por lo que no es necesario pagar por su uso, así como tampoco por compartir copias con quien lo requiera.

Un profesor puede pedirle a sus estudiantes que desarrollen un trabajo en un programa, y darles el programa sin ningún costo (o acaso el costo del CD donde va el programa), con lo cual se favorece una cultura de la legalidad sin que este asociada al factor económico.

Una MiPyme o una ONG puede hacer ahorros significativos al no tener necesidad de pagar por la licencia de los programas y realizar el gosto sólo en el hardware que se requiera.

3. Favorece la cultura de la exploración y desarrollo tecnológico, al permitir ver y modificar cómo están hechos los programas[3]. Esto es especialmente importante en las instituciones educativas[4], ya que se puede canalizar la energía de los niños y jóvenes hacia la deconstrucción y la creación de tecnología, a partir de las tecnologías libres existentes, sin que se este incurriendo en prácticas ilegales como la reingeniería.

Pero también favorece la cultura de la creación. La filosofía del Software Libre se esta propagando en otros ámbitos, como la música[5], los libros[6], los diseños tecnológicos[7], entre otros, en donde los autores dan la posibilidad para que las personas, los usuarios, los jóvenes puedan modificar, remezclar y crear a partir de lo existente, de forma legal, amparado por el propio derecho de autor (sólo que interpretado jurídicamente de otra forma[8]) y sin necesidad de una mediación monetaria.

Si es cierto que el desarrollo económico, para alcanzar el bienestar social y “la prosperidad democrática”, tiene como uno de sus pilares el desarrollo científico y tecnológico, ¿no deberíamos promover el uso de tecnologías libres para potenciar el desarrollo tecnológico, en vez de promover la sola compra y uso de tecnologías foráneas?.

4. Favorece el seguimiento de estándares tanto para el almacenamiento de información (archivos[9]) y la presentación de información (web[10]). Un estándar no es proporcional al número de usuarios que tenga, sino a que este adecuadamente especificado para que cualquiera pueda seguirlo.

En la actualidad, muchas empresas de software privativo han creado formatos para almacenar información en archivos (documentos, música, videos, etc.) que sólo se pueden abrir con sus programas. Los estándares no se hacen porque la mayoría los utilicen, estos son monopolios que te amarran a seguir usando sus programas, so pena de no poder volver a abrir los archivos donde esta nuestra información. El Software Libre por su parte, se caracteriza por seguir verdaderos estándares abiertos y sin patentes, con lo cual, la información se puede abrir desde muchos tipos de programas, de diferentes grupos o empresas, dando la libertad para que las personas elijan con que programa queremos trabajar (esto si es libertad).

En este sentido, las entidades gubernamentales deberían utilizar Software Libre para que la información que generan este almacenada en estándares abiertos. Sin embargo, esto no sucede en muchos casos ¿Por qué me obligan a ver la información de sus páginas web en un navegador que no me gusta y que además tengo que comprar?, ¿Por qué me obligan a abrir los documentos en un software que no me interesa utilizar y que además tengo que comprar?.

5. Favorece la privacidad de los datos. El Software Libre, al ser auditado de forma abierta por muchos personas, no sólo alcanza mayores niveles de calidad, sino que también evita que tenga funcionalidades ocultas que recojan, almacenen y envíen información de nosotros a otras personas o empresas.

La privacidad de nuestra información es un derecho constitucional, que parece no importarle a muchas empresas de desarrollo tecnológico ni a muchos gobiernos. Pero con el Software Libre y el uso de servicios web con estos valores, se recupera el control y los derechos que tenemos sobre nuestros datos.

Muchas veces las personas dicen que no usan Software Libre porque es más difícil de manejar, y esto, en algunos casos puede ser cierto, pero cuando las personas aprenden a usar nuevas versiones de los programas privativos, así sean radicalmente distintos a las versiones previas, queda claro que la variable más importante para que las personas usen una tecnología, no es si es más fácil de utilizar, sino si el programa esta de moda. Eso me recuerda una frase de mis padres: “o sea que si su amigo le dice que se tire por una ventana, entonces usted lo hace… aprenda a tener su propio criterio para actuar, así podrá responder conscientemente por sus acciones… no sea el idiota-útil de los demás“.

Estas y otras ventajas, también son aplicables al uso del Software Libre en los negocios o las empresas[11].

[1] http://distrowatch.com
[2] http://www.freealts.com
[3] http://www.gnu.org/p … ophy/free-sw.es.html
[4] http://www.iered.org … cionesEducativas.pdf
[5] http://www.jamendo.com
[6] http://www.wikibooks.org
[7] http://wiki.openmoko … rg/wiki/Main_Page/es
[8] http://co.creativeco … /tipos-de-licencias/
[9] http://es.wikipedia. … rg/wiki/OpenDocument
[10] http://www.w3c.es/estandares/
[11] http://www.ceslcam.c … ion-para-la-empresa/

Finalmente comparto la presentación de la charla “Qué es el Software Libre” que presenté en el Festival de Instalación de Software Libre - FLISOL 2011 Popayán:

Registros

ulises-ibsn-12-2005-08-25.gif
ulises_linux-user-372625.gif

by.png sa.png
Los escritos, imágenes, presentaciones, videos y otros contenidos que se publican en este blog tienen licencia Creative Commons Reconocimiento - Compartir Igual a menos que se indique otra cosa.

Área de Administración

Sindicación

rss.png RSS